IMPLANTOLOGÍA ORAL

Los implantes dentales son unos dispositivos con forma de tornillo que se insertan en el hueso del reborde alveolar de mandíbula y maxilar y que una vez se han integrado en él, sustituyen a las raíces de los dientes perdidos. Sobre ellos se coloca una prótesis o corona que va salir desde la encía y se va anclar en el implante y va a sustituir al diente. Tambien en el suficiente número y con una disposición adecuada pueden servir de soporte para una prótesis total en pacientes que carecen de todos sus dientes en una arcada o en ambas. Es una cirugía sencilla que en la inmensa mayoría de los casos se puede hacer con anestesia local. No es dolorosa y las molestias post-operatorias son mínimas o muy leves y pueden controlarse fácilmente con medicación. La cirugía consiste en taladrar el hueso e ir aumentando el tamaño de dicho taladro hasta la colocación del implante. Cuando el implante colocado entra con la presión o torque suficiente puede ser colocada la corona en el mismo acto quirúrgico. Es lo que se llama Carga Inmediata. En otro casos es necesario esperar un tiempo que varía entre 3 y 6 meses para la colocación de la prótesis. Sin embargo, se puede llevar una prótesis removible durante ese tiempo. Es una cirugía de gran precisión y en el que generalmente es necesario un estudio radiológico previo que suele incluir un TAC mandibular o maxilar. No solo con la finalidad la disponibilidad de hueso sino tambien la densidad del mismo. Muchas veces dicho estudio puede servir para la confección de guías quirúrgicas para la colocación de los implantes. Ello incrementa el coste total del procedimiento pero aporta mayor seguridad y exactitud., sobre todo en casos con poco hueso. Es una cirugía ampliamente extendida que en los últimos años vienen realizando un gran número de dentistas o cirujanos bucales (que no maxilofaciales) con poca experiencia, fruto del florecimiento de muchísimas franquicias, algunas de ellas con sonados escándalos en los medio de comunicación. Es por ello que es fundamental ponerse en manos de un cirujano maxilofacial con experiencia, capaz de resolver y anticiparse a las posibles complicaciones que pudieran surgir y sobre todo en esos casos con muy poco hueso. Procedimientos de Implantología Oral Avanzada: – Injertos óseos: en casos en los que en el paciente la suficiente cantidad de hueso para la colocación de implantes. Puede utilizarse hueso artificial o del propio paciente, generalmente de dentro de la boca (mentón, rama mandibular o maxilar superior), aunque en ocasiones hay que recurrir a zonas alejadas de la boca como pueden ser la cadera o el cráneo.

– Expansión Crestal

– Elevación de seno

– Khoury: con la obtención de injertos óseos de su propia mandíbula en forma de finas láminas es posible reconstruir defectos de hueso tridimensionales en cualquier parte de la boca. Éstos defectos óseo generalmente son secundarios a tratamientos previos fallidos, traumatismos o pérdida de piezas de mucho tiempo de evolución. Suelen ser necesaria una segunda cirugía, denominada vestibuloplastia, para conseguir encía alrededor de esos implantes que aseguren su supervivencia a largo plazo.

– All-On Four: colocación de prótesis total de una arcada sobre 4 implantes

– Implantes cigomáticos: para casos de atrofia ósea extrema en lo que los implantes se anclan al hueso cigomático (pómulo).