Medicina estética facial

          Entre los rasgos que caracterizan el envejecimiento facial encontramos una pérdida de la hidratación cutánea además de una disminución de volumen y elasticidad de la piel que facilita la aparición de arrugas por acción de la musculatura facial. Con el paso del tiempo se produce una laxitud de los ligamentos y estructuras de retención y una atrofia ósea, ello produce por acción de la gravedad y favorecido por una disminución del tono muscular típico de la edad un descenso de los compartimentos grasos faciales. Todos estos cambios fisiológicos dan la apariencia típica del rostro y cuellos envejecidos dándole al óvalo facial en la visión frontal la forma típica en forma de huevo o corazón invertido, en contrapartida a la cara joven que se define como más redondeada o en forma de triángulo o huevo invertido. Este proceso, como decimos , fisiológico cursa con la aparición de pliegues en el surco naso.-labial, párpados, región peri-bucal y cervical y la redistribución y descenso de la grasa de la mejilla y parte anterior del cuerpo mandibular (“jowl”) con pérdida de definición del ángulo mento-cervical y la formación de “papada”.

          Hoy en día tenemos a nuestra disposición un gran número de tratamientos médicos capaces de paliar, enmascarar o enlentecer estos efectos y mejorar el aspect facial y la calidad de vida de nuestros pacientes sin necesidad de pasar por quirófano:

  • Regeneración cutánea con fuentes de energía: Ultrasonidos Focalizados de Alta Intensidad, Láser, Luz Pulsada o Peelings.
  • Relajación muscular con Toxina Botulínica tanto de las arrugas de expresión facial estáticas y dinámicas como de bandas en el cuello. El tratamiento precoz de todas ellas retrasará su aparición y hará que cuando aparezcan sean menos marcadas.
  • Rellenos con materiales reabsorbibles: el más conocido de todos ellos es el Ácido Hialurónico sin embargo disponemos en la actualidad de sustancias estimuladoras de formación de colágeno (Radiesse/Ellansé) capaces de producir un efecto “lifting” sin cirugía de hasta 2 años de duración.
  • Rejuvenecimientos facial con Hilos Tensores. Un tratamiento regenerador del colágeno de la piel “a caballo” entre los materiales de relleno y el lifting quirúrgico.

          En algunos casos, es necesario recurrir a la cirugía, tanto para revertir las consecuencuas del envejecimiento facial como para modificar aspectos de nuestra cara con los que no estamos conformes o queremos mejorar:

  • Frontoplastia o modificación de la curvatura de la frente.
  • Cirugía periocular: Blefaroplastia con/sin lifting de cejas
  • Implantes sintéticos para modificar contornos: prótesis de menton y/o malar.
  • Rinoplastia
  • Bichectomía.
  • Mentoplastia o remodelado de la barbilla.
  • Elevación de labio.
  • Lifting quirúrgico.
  • Feminización Facial.